Connect with us

Cine

Reseña: Glass quebranta lo que pudo ser una perfecta trilogía

Con Glass, el director del filme M. Night Shaymalan, cierra su sorpresiva trilogía basada en ‘superhéroes’.

Published

on

Glass

Universal Pictures y Blumhouse Pictures presentaron el anticipado filme de suspenso Glass. Esta cinta marca la tercera y última película de la sorpresiva trilogía creada por el director M. Night Shyamalan.

En esta película, Shyamalan reúne las narraciones de dos de sus originales sobresalientes: Unbreakable y Split. Todo esto dentro de un explosivo y totalmente nuevo thriller de cómics: Glass. De Unbreakable, Bruce Willis regresa como David Dunn y Samuel L. Jackson como Elijah Price, conocido también por su seudónimo Mr. Glass.

Junto a Split se encuentran James McAvoy, que repite su papel como Kevin Wendell Crumb y las múltiples identidades que residen en él. Anya Taylor-Joy como Casey Cooke, la única cautiva que sobrevive al encuentro con The Beast.

Tras la conclusión de Split, Glass encuentra a Dunn persiguiendo a la figura sobrehumana La Bestia en una serie de encuentros en aumento. Mientras que la presencia sombría de Price surge como un orquestador que guarda secretos críticos para ambos hombres

Samuel L. Jackson regresa como Elijah Price.

Hace dos años para esta misma fecha tuve la oportunidad de ver Split en el cine y en la primera tanda. En aquel entonces fui con la expectativa de ver otra película de suspenso con Shyamalan como director y escritor.

Como superfanático que siempre he sido de este talentoso director (pero admito que realizó unas basuras de películas en un tiempo) mi mente y atención estaban en cual va a ser el ‘twist’ que esta va a traer al final del filme.

Una vez acabando Split entendí el porque el villano del filme tenía esa personalidad adicional y pensé “estuvo cool” ese ‘twist’.

Las sorpresas no habían acabado.

Bruce Willis interpreta a David Dunn.

Una vez se dan los últimos 15 o 20 segundos de la película fue ahí que se reveló el verdadero ‘twist’ de Split: una secuela directa a el segundo filme de Shyamalan titulado Unbreakable.

Sin que se me quede nada por dentro, fui el unico en la sala que ‘pego un grito en el cielo’ cuando descubrí el verdadero final de Split y el único que lo entendió dentro de esa sala de cine.

“¿¿¿¿¿¿QUEEEEEEEE TU ME DICEEEESSS??????” (Fue la mejor película del 2016)

Eso fue lo que se escuchó en la sala ese momento. Me pare, aplaudí, le metí golpes al asiento del frente de la emoción. La gente que me paso por el lado me miró raro pensando ‘que le pasa a esta loco’. Estoy más que seguro que el resto de la gente no entendió ese momento porque hasta recuerdo escuchar en algunas filas atrás “Adios, ¿pero y que hace Bruce Willis aquí?

James McAvoy interpreta a un hombre con 24 personalidades diferentes.

Dicho todo eso, puedo decir que Glass fue un tanto decepcionante. Esto como película y como punto final de una trilogía que tardó 18/19 años en llegar.

La cinta comienza de manera estupenda. Elaborando de manera astuta lo que quiere presentar en su historia. De manera breve toca de donde vienen los personajes principales y como llegaron a lo que es Glass.

Lo antes mencionado dura alrededor de 30 minutos. Luego de eso el filme se torna en uno repetitivo y que a su vez contiene muchos ‘huecos’ en su historia. En adición a los ‘boquetes’ que presenta la cinta, su narrativa es una fragmentada. Una que hay atarla poco a poco a diferencia de las dos películas anteriores. Las primeras dos películas de esta trilogía te llevan de la mano y de que manera.

Dentro de los primeros dos actos del filme, Glass logra conectar de manera astuta su historia con sucesos de Unbreakable y Split. Más del primer filme que del segundo, a decir verdad. Incluso, de manera genial se pudo integrar una escena que no se utilizó en Unbreakable para esta. La misma cayó como anillo al dedo.

Glass contiene más secuencias de accíon de Unbreakable y Split.

Ya en su segundo acto James McAvoy se roba el show ya que aquí este hace alarde de sus dotes como actor. Dentro de las escenas de éste en la institución siquiátrica podemos ver una vez más esas personalidades que tanto gustaron en Split.

Este actor escocés tiene un don a la hora de traer a la vida estas 24 personalidades. En el filme vemos al menos 5 o 6 ‘caras nuevas’ del Horde. Desde un vaquero hasta un profesor de universidad.

Una vez más el aspecto sicológico hace acto de aparición y este es manejado de manera genial. Esta es una fórmula que Shyamalan usa en la mayoría de sus películas y aquí, al igual que Split, vuelven a ser igual de atractivos como parte de su premisa.

Samuel L. Jackson regresa al rol del villano Elijah Wood. Este que quiere que el mundo sepa de la existencia de esto seres que son ‘superhéroes’. El personaje une fuerzas con las 24 personalidades de Kevin Wendell Crumb y ambos hacen magia. Puede decirse que ambos tienen el mismo tiempo en pantalla así que no hay un que salga más que el otro.

Glass reune elenco de las primeras dos películas de esta sorpresiva trilogía.

El que parece tomar un tercer plano es Bruce Willis con su rol de David Dunn. El que se considera como el ‘bueno’ de la película tiene una presencia menor en el filme ya que la mayoría de la historia se centra en la dinámica entre los malos de la película.

No sé si esto último era el norte del director del filme con el personaje de Willis, pero el producto final no fue muy convincente para el héroe del filme.

La veterana actriz Charlayne Woodard regresa como Mrs. Price, madre de Mr. Glass. Desde que apareció en Glass siempre pensé que ella sería parte clave del desenlace del filme. Esto a que cuando salió esta tenía un maquillaje extraño y nunca la pude reconocer, entre otras cosas. Por ello pensé que había algo con su apariencia y estaba en la espectativa que fuera clave en el giro de la historia que siempre se espera de Shaymalan.

Hablando de Shyamalan. Este sabe filmar una película. La utilización de colores, los valores de producción, la composición de una escena son magistrales en Glass. El largometraje luce igual de hermoso que las dos anteriores y Split es un filme que emana belleza de principio a fin. La dirección de este para una película nunca decepciona.

The Beast es uno de los personajes más sobresalientes del filme.

Algo que si se sintió un poco fuera de lo común es el uso de tomas de primera persona que se incluyen en esta cinta. Esto fue una movida riesgosa por parte de Shaymalan ya que este no suele hacer películas que contengan acción o la cantidad que esta presenta. Esta maniobra es una que puede ser un ‘hit or miss’.

Glass contiene la mayor cantidad de acción que sus secuelas anteriores. Por ello el filme carga con una buena dosis de entretenimiento.

Ahora, lo que la mayoría de las personas que van a ver esta película quieren saber. ¿Hay o no hay ‘plot twist’? La respuesta: Sí. Lo hay. ¿Funciona? No. Tristemente no. O por lo menos no para cerrar esta gran historia que inició en el año 2000. El ‘giro’ esperado del filme es uno que se siente anticlimático. No causa nada de impresión a una de las trilogías de mayor anticipación en los últimos años.

No quiero entrar en muchos detalles sobre ese final, pero tampoco el tercer acto del filme es uno que le haga justicia al resto de Glass. Si lo comparamos con las dos cintas anteriores, este desenlace como película sola tal vez sea un tanto funcional. Para cerrar la trilogía ni pensar en ello. Uy.

La utilización de colores en Glass es fabulosa.

Desde que se anunció en enero de 2017 que el desenlace de Split era una secuela para Unbreakable, comenzó la anticipación. Primordialmente por cómo podría acabar esta trilogía. El producto final de Glass es uno que te deja con más preguntas que respuestas y luego de lo que transcurrió en el tercer acto, deja un sabor amargo en lo que iba siendo una buena película.

Tal vez haya sido una decisión apresurada por parte de Shaymalan el cerrar esta trilogía de la manera que lo hizo. Estoy deseoso de saber cuáles fueron sus otras opciones de final para Glass. Algo me dice que pudieron haber sido mejores que el que se presentó en el filme.

Shyamalan posee una gran capacidad para contarnos una historia. Glass hubiera funcionado mejor como una segunda parte y Split como una tercera. Creo que el dejar para la última cinta de la trilogía el anunciar que todas las películas estaban conectadas funcionaba mejor que ponerlo en la segunda. Puede sonar un poco confuso, pero es algo que se puede ‘trabajar’.

Luego de ver Split uno se siente que se ganó un premio, así de emocionante fue esa cinta. Con Glass fue como acertar 5 de 6 número en la Loto y enterarte que no te llevaste el premio en esa última mención de número.

Se le rompe el alma a cualquiera de la misma manera que Glass hizo pedazos lo que pudo haber sido una supertrilogía.


Glass (PG-13)

Duración: 130 minutos
Dirección: M. Night Shyamalan
Elenco: James McAvoy, Bruce Willis, Anya Taylor-Joy, Sarah Paulson, Samuel L. Jackson
Libreto: M. Night Shyamalan

Review 0
2.5 Reviewer
Dirección
Libreto
Elenco
Entretenimiento
Efectos Visuales
Users (0 votes) 0
What people say... Leave your rating
Sort by:

Be the first to leave a review.

User Avatar
Verified
{{{ review.rating_title }}}
{{{review.rating_comment | nl2br}}}

Show more
{{ pageNumber+1 }}
Leave your rating

Your browser does not support images upload. Please choose a modern one


Continue Reading
Advertisement
Comments